Una propuesta diferente

Espacio de Arte

Comprometidos con seguir formando parte de las actividades y del circuito turístico que ofrece la ciudad, creamos este espacio, de entrada libre y gratuita, abierto a las distintas expresiones del arte: Fotografía, Pintura, Escultura y demás.

El espacio es una Foto-galería en su totalidad, contando con más de 150 obras originales de Pedro Luís Raota dispuestas en las habitaciones, Restaurant, Salones para eventos, SPA y áreas públicas del mismo.
Es por eso que el espacio de Arte lleva su nombre, denominada Sala Raota.

Wicker Chair
Chef-Cooking
Pedro Luis Raota

Con el correr de los años Pedro Luis Raota desarrolló un estilo muy propio y personal.
Sus fotografías, con fuentes acentos de luz resaltando sobre un fondo oscuro, ha llegado a ser prácticamente, su marca registrada. Cualquier observador que tenga contacto diario con material fotográfico, y aún los no expertos en la materia, pueden reconocer al primer golpe de vista la grafía de este maestro.
Nos encontramos aquí con unos de esos seres privilegiados que son capaces de hacer las cosas que realmente gustan y transformarlas además en un medio de vida productivo y satisfactorio. Las obras representativas de este fotógrafo Sudamericano demuestran qué puede hacerse con una cámara y una película si son usadas como medio creativo y no meramente como un fin en sí mismas. Fotos que no necesitan comentarios adicionales. Su fuerza de expresión desafía cualquier intento de manifestación verbal. Y quienes las han visto, las califican como genuinas obras de arte.
Pedro Luis Raota nació el 26 de Abril de 1934 en la Provincia de El Chaco. Sus padres, granjeros, no esperaban otra cosa de él que una continuidad en el trabajo de la tierra. Cuando aún era muy joven ya sus ambiciones iban mas allá de la agricultura por lo que salió de su pueblo natal a descubrir el mundo. Se muda a la ciudad de Santa Fe de la Veracruz que fue la primera parada en su largo viaje.

Chef-Cooking


En ese lugar adquiere las primeras nociones de fotografía y su destino queda echado cuando decide vender su bicicleta para adquirir una cámara fotográfica. Y es así como comienza a ganarse la vida: haciendo fotos de carnet.
Su segunda parada es en la ciudad de Villaguay, Entre Ríos, donde hace el servicio militar. En sus ratos libres acompaña al fotógrafo de la compañía ayudándolo o aprendiendo. Luego del año de servicio quedarse en esa ciudad que finalmente resultó ser la puerta para el suceso. Pone un estudio fotográfico y comienza a trabajar intensivamente. Al principio no ganaba mucho y los días en que el dinero alcanzaba eran los menos. Pero una vez impulsado por el deseo de progresar ya nada podía hacerlo parar.


Es en Villaguay donde logra sus primeros premios los que lo incentivan a mostrar sus mejores fotos a un conocido fotógrafo del lugar. Este le aconseja adversamente dejar la fotografía artística y dedicarse a otra cosa. Sin embargo, convencido se su valor, lleva estas mismas fotografías a Buenos Aires donde, luego de algunos días, es invitado a exhibirlas en la apertura de una exposición. este fue el impulso necesario para enviar sus fotos a cuanta exposición nacional e internacional que podía. Viaja por el país con su Cámara a cuestas observando y aprendiendo siempre para luego mostrar su creativa y ya particular interpretación de la vida en su alrededor.

A pesar de su repentina desaparición física El 4 de marzo de 1986 hoy en día sigue considerándoselo uno de los diez mejores fotógrafos del mundo y, aún teniendo en su haber incontables premios otorgados por jurados de los cinco continente, su arte y creación continúan sorprendiendo por su amor, realismo o crudeza. Raota es, por sobre todas lasa cosas, un hombre sensible que sabe crear imágenes, plenas de patetismo o de ternura, de desbordante alegría o de demoledora impotencia y que supo forjar un lenguaje fotográfico de infinita claridad conceptual. Un arte que trasmite el rasgo más destacado de su creador: su honda e ilimitada humanidad que contribuye a rescatar las vivencias comunes a todos los seres humanos. A través de la lente. A través del alma.

Wicker Chair